Declaración científica internacional de Bruselas sobre Electrohipersensibilidad y Sensibilidad Química Múltiple, 2015

>>Declaración científica internacional de Bruselas sobre Electrohipersensibilidad y SQM

Tras el quinto Llamamiento del Congreso de París que tuvo lugar el 18 de mayo, 2015 en la Real Academia de Medicina, Bruselas, Bélgica

  • Recordando el trabajo pionero del alergólogo estadounidense Theron G. Randolph a quien se debe la primera descripción clínica en 1962 de lo que hoy es comúnmente llamado la Sensibilidad Química Múltiple.
  • Recordando el taller científico sobre Sensibilidad Química Múltiple que se realizó en 1992, a petición de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.
  • Recordando el informe técnico de la OMS “Criterios de Salud Ambiental 137: Los campos electromagnéticos (300Hz a 300 GHz)”, publicado bajo el patrocinio conjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Asociación Internacional de Protección Radiológica y la Organización Mundial de la Salud, 1993, Ginebra.
  • Recordando el informe del Taller internacional sobre Sensibilidad Química Múltiple, que tuvo lugar los días 21-23 de febrero de 1996 en Berlín, Alemania.
  • Recordando la Comisión Económica de las Naciones Unidas para la Convención de Europa (CEPE) sobre el acceso a la información, participación pública en la toma de decisiones y acceso a la justicia en materia de medio ambiente, adoptado el 25 de junio de 1998 en Aarhus, Dinamarca.
  • Recordando el Taller internacional COST 244 bis sobre campos electromagnéticos y síntomas no específicos de salud, 19 a 20 septiembre, 1998, Graz, Austria.
  • Recordando el Consenso de 1999 sobre Sensibilidad Química Múltiple adoptado siguiendo a los Institutos Nacionales de la Salud 1999 en la Conferencia de Atlanta sobre el impacto en la salud de las exposiciones químicas durante la Guerra del Golfo, Estados Unidos.
  • Recordando la Declaración internacional sobre las enfermedades causadas por la contaminación química del Llamamiento de París proclamada el 07 de mayo 2004 en la sede de la UNESCO en París.
  • Recordando el Taller de la OMS sobre la sensibilidad de los niños a los CEM de exposición. Estambul, Turquía. 9-10 junio, 2004.
  • Recordando el Taller de la OMS sobre la orientación de la política de salud pública en las áreas de incertidumbre científica. Ottawa, Canadá, 11-13 julio, 2005.
  • Recordando la Hoja de datos de la OMS N ° 296, diciembre de 2005 “Campos electromagnéticos y salud pública: la hipersensibilidad electromagnética”.
  • Recordando el Informe de Margaret E. Sears titulado “La perspectiva médica en Sensibilidades Ambientales”, que fue preparado por la Comisión de Derechos Humanos de Canadá y publicado mayo de 2007.
  • Recordando el Informe Bioinitiative 2007/2012/2014 : Un Justificación de Normas de exposición pública basados biológicamente para los campos electromagnéticos (ELF y RF).
  • Recordando la Resolución del Parlamento Europeo de 2 de abril de 2009 sobre “los problemas de salud asociados a los campos electromagnéticos”.
  • Recordando la “Comisión Técnica sobre Riesgos para la Salud de los Campos Electromangéticos: Puntos de consenso, Recomendaciones y Fundamentos”, celebrada en Seletun, Noruega, 17 a 21 nov 2009.
  • Recordando el Encuentro de científicos y organizaciones no gubernamentales celebrado en la sede de la OMS (Ginebra) solicitando el reconocimiento de la SQM y la EHS como enfermedades ambientales y su inclusión en la Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10, 13 de mayo de 2011.
  • Recordando la plataforma virtual creada por la OMS, a raíz de esta reunión, con el fin de obtener un código ICD para la SQM y la EHS.
  • Recordando la Resolución N ° 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, aprobada el 27 de mayo 2011 «Los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente».
  • Recordando el Informe de Progreso del Proyecto Internacional CEM lanzado por la OMS en 1996, de junio 2013-2014.
  • Recordando la Hoja de datos de la OMS N ° 193, octubre 2014 “Campos electromagnéticos y salud pública: los teléfonos móviles”.
  • Recordando el reciente Llamamiento Científico Internacional sobre campos electromagnéticos remitido a la ONU para proteger a los humanos y a la vida salvaje de los campos electromagnéticos y la tecnología inalámbrica, 11 de mayo 2015.

Teniendo en cuenta que el ambiente químico y electromagnético se está deteriorando a nivel mundial, y que la llamada hipersensibilidad electromagnética (EHS) y la sensibilidad química múltiple (SQM) son un creciente problema de salud en todo el mundo, afectando a países tanto industrializados como a países en desarrollo.

Nosotros, los médicos, de conformidad con el juramento hipocrático, nosotros, los científicos, actuando en nombre de la verdad científica, todos nosotros, médicos e investigadores que trabajamos en diferentes países de todo el mundo, por la presente afirmamos con total independencia de criterio:

que un número elevado y creciente de personas están sufriendo de EHS (electrohipersensibilidad) y SQM (sensibilidad química múltiple) en todo el mundo;
que EHS y SQM afectan a hombres, mujeres y niños;
que sobre la base de la evidencia científica revisada por pares que actualmente dispone de efectos adversos para la salud de los campos electromagnéticos (CEM) y diversos productos químicos, y sobre la base de las investigaciones clínicas y biológicas de los pacientes, la EHS está asociado con la exposición a los CEM y SQM con exposición a sustancias químicas;
que muchas frecuencias del espectro electromagnético (radio y de microondas de frecuencias, así como las frecuencias bajas y muy bajas) y múltiples productos químicos están implicados en la aparición de EHS y SQM, respectivamente;
que el desencadenante de la enfermedad puede ser la exposición de alta intensidad aguda o exposición muy baja intensidad crónica y que la reversibilidad puede ser obtenida con un entorno natural que se caracteriza por niveles limitados de los CEM antropogénicos y productos químicos;
que los estudios epidemiológicos actuales de casos y controles y estudios de provocación destinados a la reproducción de EHS y / o SQM son científicamente difíciles de construir y debido a los actuales defectos de diseño son, de hecho, no adecuados para probar o refutar la causalidad; en particular, porque los criterios de inclusión / exclusión objetiva y criterios de evaluación de punto final deben ser más claramente definidow; porque las respuestas a los CEM / productos químicos son altamente individuales y dependen de una variedad de parámetros de exposición; y, finalmente, porque las condiciones de prueba están a menudo reduciendo la relación señal-ruido oscureciendo de este modo la evidencia de un posible efecto;
que el efecto nocebo no es una explicación ni válida ni relevante cuando se consideran científicamente valiosos estudios de provocación ciegos, ya que los marcadores biológicos objetivos son detectables en los pacientes, así como en los animales;
que están surgiendo nuevos enfoques para el diagnóstico clínico y biológico y para la supervisión de la EHS y la SQM, incluyendo el uso de biomarcadores fiables;
que la EHS y la SQM pueden ser dos caras de la misma condición patológica de hipersensibilidad asociada y que esta condición está causando graves consecuencias para la salud, la vida profesional y familiar;
por último, que la EHS y la SQM deberían, por lo tanto, ser plenamente reconocidas por las instituciones internacionales y nacionales con responsabilidad sobre la salud humana.

Atendiendo a nuestro conocimiento científico actual, de este modo, insistimos a todos los organismos e instituciones nacionales e internacionales, en particular a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a que reconozcan la EHS y la SQM como condiciones médicas verdaderas, las cuales, actuando como enfermedades centinela, pueden crear un importante problema de salud pública en los próximos años en todo el mundo, es decir, en todos los países que aplican el uso ilimitado de las tecnologías con base en campos electromagnéticos inalámbricos y sustancias químicas comercializadas.

La inacción es un costo para la sociedad y no puede seguir siendo una opción.
Aunque nuestro conocimiento científico ha de ser completado, reconocemos por unanimidad este grave peligro para la salud pública, que requiere urgentemente del reconocimiento de esta condición en todos los niveles internacionales, por el cual las
personas puedan beneficiarse de herramientas de diagnóstico adaptadas, tratamientos innovadores y, por encima de todo, de que se adopten y prioricen medidas importantes de prevención primaria para enfrentar esta pan-epidemia mundial en perspectiva.

De acuerdo con el conocimiento científico actual y teniendo en cuenta el principio de precaución, se recomienda por unanimidad que la verdadera información en el uso de productos químicos y tecnologías inalámbricas se haga accesible al público y que se adopten con urgencia medidas de regulación pública y de precaución aplicables en particular a los niños y otros subgrupos como también debe ser el caso en relación con los productos químicos en la aplicación del Registro Europeo de Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas (REACH).

Para cumplir estos objetivos, solicitamos por unanimidad que los comités institucionales diseñados para evaluar los riesgos de los campos electromagnéticos y los productos químicos estén constituidos por científicos que actúen con clara independencia basada en la ciencia y así excluir cualquier experto afiliado con la industria.

Por lo tanto, pedimos a todos los organismos e instituciones nacionales e internacionales que sean conscientes de este crítico problema de salud ambiental y que con urgencia ejerzan su responsabilidad, más concretamente, la OMS, de actualizar de sus consideraciones sobre EHS de 2005 y 2014 y que reconozca la EHS y la SQM como parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS (CIE) como es ya el caso particular en Alemania y Japón, que clasifican la SQM bajo un código específico. La EHS y la SQM deben estar representadas por los códigos particulares del CIE de la OMS con el fin de aumentar la conciencia de la comunidad médica, los gobiernos, los políticos y el público en general y así fomentar la investigación sobre la población que adquiere estos síndromes patológicos y capacitar a los médicos sobre las medidas de prevención y los tratamientos médicos eficaces.

Esperamos una respuesta a esta declaración para el 30 de septiembre 2015.
Igor Belyaev, Ph.D, Dr.Sc, Laboratory of Radiobiology, Cancer Research Institute, Slovak Academy of Science – Slovak Republic
Dominique Belpomme, MD, MS, Professor in Oncology, Paris University Hospital
–France, European Cancer and Environment Research Institute (ECERI) ‐ Brussels
Ernesto Burgio, MD, Paediatrician, International Society of Doctors for the Environment (ISDE) scientific committee – Italy, European Cancer and Environment Research Institute (ECERI) ‐ Brussels
Christine Campagnac, MPH, Hospital Director, Association for Research and Treatment against Cancer (ARTAC) ‐ France, ECERI– Brussels
David O. Carpenter, MD, Institute for Health and the Environment, University of New York at Albany, USA
Janos Frühling, MD, Professor in Nuclear Medicine, Honorary Permanent Secretary of the Royal Academy of medicine of Belgium ‐ Brussels.
Yuri Grigoriev, DMedSC, Russian National Committee on Non‐Ionizing Radiation Protection ‐ Russia
Lennart Hardell, MD, Ph.D.,_ _Oncologist, University Hospital, Örebro, Sweden
Magda Havas, Ph.D Associate Prof of Environmental & Resource Studies at Trent University – Canada
Jean Huss Honorary member of the Luxembourg Parliament and the European Council Parliament, founder of the AKUT NGO – Luxembourg
Philippe Irigaray Ph.D, Doctor of science in Biochemisty, Association for Research and Treatment against Cancer (ARTAC) ‐ France, ECERI– Brussels
Elizabeth Kelley, MA, Electromagnetic Safety Alliance, Inc. Arizona, USA
Michael Kundi, Ph.D, Professor, Medical University of Vienna, Center for Public Health, Institute for Environmental Health, Austria
Pierre Le Ruz, Ph.D, Criirem, France
Philip Michael, MD, IDEA Honorary Secretary – Ireland, for IDEA
S.M.J. Mortazavi, Ph.D, Professor of Medical Physics, Shiraz University of Medical Sciences Chair, Ionizing and Non‐ ionizing Radiation Protection Research Center ‐ Iran
Joachim Mutter, M.D, Environmental Health Center – Germany
Enrique A. Navarro, Ph.D, Professor, Department of Applied Physics & Electromagnetism, University of Valencia‐ Spain
Peter Ohnsorge, M.D, European Academy for Environmental Medicine –
Germany
William J. Rea, M.D, F.A.C.S, F.A.A.E.M, Environmental Health Center, Dallas, Texas, USA
Roberto Romizi, MD, International Society of Doctors for the Environment (ISDE) – Italy, for ISDE
Cindy Sage, M.A, Co‐Editor, Bioinitiative Reports – USA
Cyril Smith, Ph.D., D.I.C. University of Salford – England
Louise Vandelac, Ph.D, Professor, Institute of Environmental Sciences, Researcher, CINBIOSE, University of Quebec in Montreal‐ Canada
André Vander, Ph.D, Professor Emeritus Microwave Laboratory ‐ Belgium

DESCARGA EL TEXTO EN PDF
2017-03-20T17:31:25+00:00 Categories: Peticiones Afigranca|Tags: , , |